Atención durante 90 minutos, no más

Atención durante 90 minutos, no más

Imprimir Email

 Cuando la jornada laboral se hace eterna, puede ser que no estemos siendo eficientes porque nuestro cerebro ya no puede concentrarse por más tiempo.

Saber cómo funciona nuestra mente y su capacidad facilita el aprendizaje y la realización de cualquier tarea. Y uno de los aspectos más puede ayudarnos es conocer que los ciclos de concentración siempre rondan entre los 90 y 110 minutos. 

Ahora, es importante que entendamos el concepto de “atención sostenida”, que es el tiempo en el que podemos permanecer atentos a cualquier cosa antes de empezar a cometer errores. Este periodo dura no más de 15 minutos, y es por eso que lo más recomendable para realizar cualquier tarea que necesite toda nuestra atención es enfocarnos por no más de 20 minutos; terminando este tiempo deberíamos reflexionar sobre lo que estamos haciendo o tomar un descanso.

Este tipo de recesos son ideales para relajar nuestra mente y refrescar nuestra visión. Es aquí que se recomienda aplicar la “Ley 20-20 para el descanso visual”: por cada 20 minutos de trabajo, veamos por 20 segundos a algo que esté a unos 20 pies de distancia de nosotros (unos 6 metros).

Esta ley fue creada por el oftalmólogo Jeffrey Anshel como una solución para que las empresas cuidaran lo más posible la salud ocular de sus empleados, volviéndose en un remedio recomendable luego de largos periodos de lectura, o de haber mantenido la mirada fija en una computadora o televisión.

El ejercicio anterior permite que los ojos no estén concentrados en distancias muy cortas tanto tiempo, lo cual trastorna momentáneamente la capacidad que tienen de enfocar a la distancia, provocándonos una sensación de falta de control en la mirada.

 

De la misma manera es importante recordar el desgaste que tienen nuestros ojos al estar fijando la mirada en una pantalla que emite luz permanentemente. En estas circunstancias parpadeamos menos, lo que hace que nuestras lágrimas se evaporen más rápido y nuestros ojos se sequen. Esto provoca ojo seco ocupacional, haciendo que aparezcan síntomas como ardor, comezón y visión borrosa.

La única forma de aminorar estas incomodidades es rehidratando nuestros ojos lágrimas artificiales como Splash Tears, que lubrican nuestros ojos devolviéndoles la hidratación que necesitan para seguir adelante.

Splash Tears

Debes saber que la comodidad importa mucho para volvernos a concentrar, es por eso que debes estar descansado para regresar a un periodo de atención por 90 minutos, haciendo pausas cada 20 para reflexionar y cuidar tu salud ocular.

Sigue adelante de una mejor manera conociendo tu cerebro y refrescando tu visión con Splash Tears.

(0 votos)

Da "enter" para buscar
Da "enter" para buscar