Imprimir esta página
Después del COVID-19, así será nuestro mundo

Después del COVID-19, así será nuestro mundo

¿A dónde nos va a llevar la pandemia del COVID-19? Especialistas apuntan que son cuatro esferas de nuestro día a día las que presentarán mayores cambios: la globalización, la digitalización, el medio ambiente y la creatividad.

Al frenarse los viajes y el movimiento también paró la globalización. Por un momento, todos los países empezaron a ver hacia dentro, buscando las mejores alternativas para solucionar una crisis sanitaria que, si bien ya se había extendido por todo el planeta, se convirtió en responsabilidad de cada gobierno.

A raíz de esto incrementó la digitalización. Como nunca antes en la historia se logró una migración masiva a herramientas digitales que antes no se utilizaban en todo su potencial: plataformas para hacer videoconferencias, para coordinar equipos de trabajo a distancia, para pedir a domicilio bienes y servicios, incluso para tener asistencia médica sin la necesidad de una consulta presencial. 

El cambio fue tal que especialistas han declarado que la pandemia por COVID-19 hizo que avanzáramos seis años en tecnología en los primeros 60 días de confinamiento. Y este cambio se hizo notorio en nuestra exposición a las pantallas.

Un estudio realizado por la Universidad de Navarra indicó que, durante la pandemia, en promedio las personas utilizan sus dispositivos móviles por más de 9 horas y cuarto al día. Lo anterior tiene repercusiones no solo en nuestro estado anímico sino en nuestra salud ocular, pues permanecer tanto tiempo con la mirada fija en una pantalla que emite luz azul seca nuestros ojos, haciendo que aparezcan los síntomas del ojo seco ocupacional.

El ojo seco ocupacional siempre está acompañado de ardor, picazón, sensación de arenillas en el ojo y visión borrosa que solo mejora al frotar. Es aquí cuando necesitamos refrescar nuestra visión con Splash Tears, las lágrimas artificiales que rehidratan y lubrican nuestros ojos, devolviéndoles la comodidad que necesitan para seguir adelante.

En consecuencia, la pandemia nos ha dejado ver que entre más aumenta la digitalización de nuestros procesos sociales y laborales, más debemos cuidar de nosotros, de nuestros ojos y nuestra estabilidad mental.

Splash Tears

Los cambios en la globalización y la adopción tecnológica están acompañados por una transformación en el medio ambiente. Abandonar la rutina y permanecer en casa para guardar nuestra salud hizo que el mundo respirara: las emisiones de dióxido de carbono disminuyeron notablemente, dándonos una prueba de que reducir los efectos del cambio climático es posible con la cooperación internacional; actualmente ya se considera al teletrabajo como una oportunidad para cuidar más y mejor a nuestro planeta.

Y por último, pero no menos importante, la pandemia ha generado un cambio en la creatividad del ser humano. Vernos limitados en un sinnúmero de cosas por razones sanitarias hizo que se encontraran nuevas formas de trabajar, de convivir e incluso de expresarse artísticamente. Una prueba de esto son los teatros y los conciertos vía streaming o el regreso de los autocinemas, un formato de entretenimiento que prácticamente ya era inexistente.

Expresiones artísticas y puntos de reunión que disfrutamos hoy nacieron a raíz de las primeras pandemias en Europa: como el teatro y los pubs (bares de estilo inglés). De las peores crisis siempre crecen nuevas oportunidades, todo está en imaginar un mundo diferente, refrescar nuestra visión y poner manos a la obra.

(1 Voto)