Cuidar más allá de nuestra familia

Cuidar más allá de nuestra familia

Imprimir Email

Hoy más que nunca se ha hecho notorio que tenemos responsabilidad sobre el bienestar de nuestro entorno: no podemos pensar que nuestra familia esté sana si nosotros no estamos sanos, que nuestros vecinos estén bien si nosotros no los ayudamos, que salgamos adelante si no ponemos nuestro granito de arena…

La pandemia ha demostrado que estamos conectados no solo a nivel tecnológico sino a nivel personal, y el movimiento de la gente alrededor del mundo es intenso haciendo que compartamos problemas a pesar de que nos separen kilómetros de distancia.

Necesitamos formar núcleos de cuidado en nuestra comunidad. ¿Cómo lo hacemos en medio de un momento en donde debemos estar distanciados?  Te compartimos ocho actos de amabilidad que fortalecen a los que te rodean: 

1. Redondea. Cuando vas al supermercado y te ofrecen redondear tus centavos a favor de alguna causa social, acepta. Esos centavos suman, y suman mucho para organizaciones que están buscando financiarse en medio de una pandemia para resolver problemáticas que seguramente se han hecho más agudas.

2. Saluda a los perritos. ¿Has notado que al salir a la calle, incluso para pasear a nuestras mascotas, la gente está evitando el contacto visual y verbal al máximo? Es común tener miedo al salir de nuestro hogar pero no debemos olvidar que somos humanos y que nuestros vecinos son las personas que tenemos más cerca… Saluda e intercambia un par de palabras aunque sea poniendo como pretexto a los perros. Generar un contacto amable podría alegrar el día de una persona.

3. Compra a mayoreo. Muchos distribuidores de frutas o vegetales perdieron ingresos pues los restaurantes están demandando menos insumos. Atrévete a comprar a volumen a mayoristas, apoyar su economía, compartir comida con tu familia o vecinos y evitar así que estas cosechas se echen a perder.

4. Regala mascarillas. Un cubrebocas le cae bien a cualquiera, es un gran detalle para alguien que de verdad lo necesita.

5. Cena en casa. Ordena tu comida favorita a ese restaurante al que no has podido ir y, si puedes, deja una buena propina.

6. Comparte los secretos que te han ayudado a estar mejor. Tal vez sea el ejercicio, el número de tu terapeuta, alguna receta, una serie o usar Splash Tears en medio de tu rutina laboral… ¡Lo que sea! Si te ha ayudado a ti, puede ayudar a los demás, ¡compártelo con la esperanza de refrescar el corazón de alguien que lo necesita!

El amor no solo es hacia nuestra pareja o nuestra familia, también hacia nuestra comunidad: hoy necesitamos compartirlo más que nunca. 

Splash Tears

(2 votos)

Da "enter" para buscar
Da "enter" para buscar