¿Siempre estás ocupado?

¿Siempre estás ocupado?

Imprimir Email

Seguro te has puesto a pensar lo mucho que tienes por hacer y lo limitado de tu tiempo para poner atención en las cosas que verdaderamente te importan pero, ¿será que sí estás tan ocupado como dices?

La tecnología nos hace creer que “estamos ocupados” pero no sabemos en qué. Son muchos estímulos los que recibimos todos los días; además es en nuestros dispositivos donde se encuentra el trabajo y la recreación, por lo que pasamos muy poco tiempo separados de las pantallas, trayendo consecuencias en nuestra salud como el ojo seco ocupacional que empieza a manifestarse con ardor, picazón o visión borrosa que solo mejora al frotar.

¿Cuál es la solución? Frente al ojo seco es necesario rehidratar nuestros ojos con lágrimas artificiales como Splash Tears que les devuelven la lubricación y comodidad que necesitan para seguir adelante. Y hay que descansar y detectar qué nos ocupa… ¿Cómo lo hacemos? Sigue estos pasos:

  1. No podemos con todo. Cuando festejamos porque “acabamos todos nuestros pendientes” la realidad es que estamos contentos porque cumplimos con todo lo que era importante y debíamos resolver. Recuerda: ser productivo no significa hacer mucho, significa resolver lo importante.
  2. Contempla antes de hacer. Date siempre el tiempo de anotar tus tareas y velas de lejos, así podrás diferenciar las urgencias de lo importante y saber en qué poner tu tiempo primero. Haciendo esto evitas sentirte abrumado por lo que tienes que hacer y abres la puerta a la planificiación que verdaderamente te ayudará a resolver tus labores.
  3. Pareto tiene razón… Él dice que el 20% de las acciones trae el 80% de los resultados. De manera consciente debes decidir qué es ese 20% que debes hacer y te dará el 80% del fruto. No puedes hacer todo a la vez, pensar en qué genera más resultados, qué aligera más tus cargas, qué te traerá más satisfacción ayuda a tomar decisiones para priorizar tus tareas.
  4. Piensa en los horarios. No dejes tareas que demandan mucha energía y atención para momentos en donde estás cansado y solo quieres dormir: organiza tus tareas de acuerdo a tu día y tus ritmos de ánimo.
  5. ¿De verdad urge? Hazte esta pregunta siempre que llegue un imprevisto. Muchas veces nos organizamos y todo el plan es destrozado por las urgencias, ¿pero de verdad apremian? Si la respuesta es “no”, acaba con lo planeado y luego resuelve lo imprevisto.

Organizar mejor tus tareas te permitirá no perderte de la vida que pasa cuando “estás ocupado” ayudándote a refrescar tu visión disfrutando de lo que te gusta y así descansar mejor. 

Splash Tears

(1 Voto)

Da "enter" para buscar
Da "enter" para buscar